CURIOSIDADES

El estilo shaker marca tendencia en interiorismo

Deriva de una comunidad religiosa que dejó una profunda raíz en la decoración. Retorna con fuerza en 2024.

Los shakers fueron una pequeña comunidad religiosa alemana que emigró a los Estados Unidos a finales del siglo XVIII. Sus prioridades eran la simplicidad, la artesanía, el orden, la limpieza y la utilidad, lo que originó un mobiliario austero y ligero.

Creían en la segunda venida de Jesucristo y asumían principios como igualdad social, feminismo, celibato y el rechazo del matrimonio. También fueron inventores excepcionales y, entre otros accesorios, se les atribuye el diseño de los broches para tender la ropa, el primer lavarropas, la escoba plana y la sierra circular. Vale destacar que para ellos el trabajo era una forma de oración.

Su estilo de vida sencillo, su arquitectura tradicional y sus diseños de muebles despertaron un renovado interés y le dan vida a esta corriente que busca su lugar en 2024.

Principios básicos

Desde el interiorismo, las palabras que lo describen son utilidad y honestidad. Todo lo demás es accesorio y prescindible. Por eso, se dice que los shakers fueron los primeros minimalistas.

Entre sus características, sobresalen la sencillez, la simetría, una paleta simple de colores, ropa de cama blanca, muebles de líneas limpias, amor por la madera maciza bien trabajada y un especial interés por la forma y la proporción.

Fuente: Google.

Elementos clave

Para comprender en qué se basa esta corriente de decoración que retoma conceptos originales y los trae a la actualidad, es necesario repasar sus elementos clave.

  • Armarios de cocina. Clásicos. Frentes de puertas de cinco piezas: un panel central y cuatro montantes para dar resistencia.
  • Muebles. Mecedoras y sillas sólidas con respaldo alto, mesas de patas cuadradas y armarios robustos.
  • Contraventanas interiores. Para sustituir a las cortinas y facilitar la entrada de luz.
  • Madera. Cerezo, pino, nogal y arce. La preferida, la de roble por sus vetas.
  • Artesanías. Los pocos objetos decorativos eran realizados por los habitantes de la casa, de forma artesanal.
  • Colores. Blanco, tostado, gris, verde y azul. Puertas amarillas. Madera encerada o con tintes vegetales.
  • Percheros. Largos y de madera, para colgar todo tipo de objetos, incluso las sillas.
  • Orden. Muchas opciones de almacenamiento: mesas con cajones, cómodas y armarios de pared a pared.
  • Cajas. Redondas u ovaladas, son uno de sus íconos. Se disponían de mayor a menor, simbolizando una escalera hacia el cielo.
  • Ambientes. Despejados y sin elementos decorativos que carezcan de funcionalidad.
Fuente: Google.

En casa

Para incorporar el estilo shaker a la deco de tu casa, podés empezar por una paleta de colores neutros y muebles con líneas limpias y simples. Priorizar la madera maciza, ropa de cama blanca, las formas simétricas, proporcionales y clásicas.

Siempre que se pueda, elegir pisos de tablones anchos de madera, pulidos o barnizados.

La luz natural es otra clave. Se suman las cortinas blancas que permitan la mayor luminosidad posible. Optá por materiales más finos, ligeros y traslúcidos que sumarán claridad.

Si bien es aconsejable para espacios reducidos, por su funcionalidad y sensación de confort se adapta también a casas amplias y en especial de campo.

Fuente: La Voz.

SEGUINOS EN NUESTRAS REDES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *