ARGENTINASECTOR INMOBILIARIO

Giro clave del mercado inmobiliario atrae inversores

Las perspectivas del mercado inmobiliario cambiaron a partir de la derogación de la Ley de Alquileres. El aumento de la oferta de propiedades en locación despierta interés en pequeños inversores.

El cierre del 2023 se produjo con datos positivos para el mercado inmobiliario. Un dato que alienta al optimismo es que fue el mejor de los últimos cinco años en materia de escrituras. En CABA se vendieron el 20,1 % más de inmuebles que en 2022, mientras que la suba de diciembre fue del 12,1% con relación al mes de noviembre del 2023

Si se compara con el último mes del año anterior, la cantidad de operaciones registró una mejora de 7,2%, al sumar 4560 registros, mientras que el monto total de las transacciones realizadas escaló un 214,7%, con $233.571 millones. En los 12 meses de 2023 se concretaron 40.539 escrituras.

A la luz de la fuerte inestabilidad político económica vivida el año pasado, con acusadas devaluaciones y elecciones de por medio, la performance de compraventas resultó más que aceptable. Los niveles alcanzados por los precios obraron no sólo como un ancla para la detener la caída de las cantidades sino ya como elemento impulsor de demanda sobre todo de usuarios finales e incipientemente de inversores a partir de una recuperación de las rentas por alquiler. Dentro de un contexto de mayor protección a la propiedad privada, como el afirmado por el nuevo Gobierno, aún sobrellevando inconsistencias económicas, resulta altamente probable que la tendencia de suba en las compraventas inmobiliarias se sostenga y afiance durante el 2024.

Entre los operadores del sector, hay consenso de que 2024 mantendrá esta tendencia alcista. La derogación de la polémica Ley de Alquileres sigue provocando sus buenos efectos. La cantidad de propiedades que vuelven al mercado de locación se mantiene en aumento.

En pocos días, la oferta de inmuebles en locación se duplicó y ese proceso avanza cada día. Según estimaciones del sector, en estos días, la cantidad de unidades en oferta está a la mitad del nivel promedio previo a la ley.

La consecuencia directa es una baja de más de 20% en el valor de los alquileres, respecto a los valores que se pedían dos meses atrás.

Es cierto que en un momento con una inflación tan alta es difícil realizar comparaciones, pero es seguro que hay mejores posibilidades para los inquilinos de conseguir propiedades a valores más accesibles.

Este cambio repercute en el mercado de compraventa. Las unidades que están volviendo al mercado de alquiler están saliendo de la oferta de venta.

Muchos propietarios fue sacando sus inmuebles de la oferta de locación a medida que se iban venciendo los contratos y no estaban dispuestos a seguir en el mercado con las reglas vigentes desde mediados de 2020.

Pero el dato más destacable es que este nuevo panorama inmobiliario está impactando en la demanda de inversores que empiezan a analizar la compra de inmuebles para volcarlos al segmento de locación.

Si bien la rentabilidad que ofrece la locación de una propiedad es baja, la inversión en “ladrillos” es una forma clásica de ahorrar para ciertos sectores de la población que considerar una forma más segura de colocar su dinero, en lugar de opciones más arriesgadas.

Además, es un buen momento para hacerlo ya que los precios de los inmuebles se encuentran en niveles bajos, respecto al promedio histórico, con perspectivas a la suba de los valores en el mediano plazo.

La gente que consulta está buscando departamentos chicos, de uno o dos ambientes, en zonas de buena demanda para ponerlos en alquiler y obtener una renta. Todavía es incipiente, pero se nota el mayor movimiento que irá creciendo en los próximos meses.

Fuente: MDZ

SEGUINOS EN NUESTRAS REDES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *