DECORACIÓNDISEÑOESTILO

Alternativas para renovar tus paredes blancas

Murales, molduras, papel pintado, baldosas… ¿Estás preparado para decir adiós al color blanco y a las paredes inmaculadas? Las tendencias para el próximo año apuntan hacia unas ideas que engalanan los espacios y los llenan de color y calidez.

Nos adelantamos a un futuro donde las paredes blancas e impolutas pasan a un segundo plano. En su lugar, divisamos un 2025 lleno de creatividad, como un lienzo donde dar rienda suelta a las últimas tendencias decorativas. Aunque los cuadros siempre han sido una opción al alza, hay vida mucho más allá con soluciones tan bonitas como funcionales. Ya sea que busques añadir un toque de color, textura o diseño a tus espacios, las ideas que dominarán el 2025 prometen llevar las paredes a un nivel completamente nuevo. A continuación, te mostramos 10 soluciones que se seguirán llevando el año que viene y otras novedosas que llegarán para transformar tu hogar.

1. MADERA PARECE…

Aquí te mostramos un dormitorio romántico, acogedor y muy cálido por el efecto de… ¿la madera? Aunque pueda parecer que la pared del cabecero esté revestida en este material noble, lo cierto es que son baldosas cerámicas con relieve y acabado madera. La ropa de cama a también es clave: en este caso, color caldera con matices rosados y blancos que aportan luz y calidez.

Dormitorio con pared de baldosas efecto madera. Fuente: El Mueble.

2. UN MURAL EN BLANCO Y NEGRO

Los murales son una manera sencilla de transformar un espacio. Y es que entrar en este recibidor es como sentirte dentro de un hermoso palmeral. Al menos, así es la agradable sensación que transmite gracias a las interioristas Gracia y Leticia de Amescua, que han elegido el diseño de un frondoso jardín lleno de palmeras y plataneras. Los ambientes en blanco y negro arrasan para crear atmósferas sosegadas.

Mural de papel pintado, de Tres Tintas. Fuente: El Mueble.

3. DIPTICOS, TRÍPTICOS, BIOMBOS, MURALES ENMARCADOS…

Los formatos XL vienen pisando fuerte y serán una tendencia en alza de cara a 2025. Las sutilezas ya no valen y parece que volverá a primar el “más es más”. Una de las paredes de este comedor está ocupada por un mural con motivos orientales, enmarcado en madera y protegido con cristal a modo de biombo, idea de la interiorista Mónica Garrido. Los dípticos o trípticos también generan esa misma sensación, que abraza el ambiente y añade un punto tremendamente sofisticado. ¿Te atreves?

Comedor con mural enmarcado. Fuente: El Mueble.

4. AL NATURAL

Lo creas o no, este romántico dormitorio está en una casa de Cantabria que antes era una cuadra. El encanto aquí se deja ver en los elementos estructurales originales (ladrillo, piedra…) que se dejan a la vista, pasando por ellos simplemente una manita de pintura sin estucar. Así, las paredes reflejan su historia y aportan una textura y un encanto muy especial a la habitación. Y es que las tendencias en decoración van hacia ese camino: el de conservar siempre que se pueda lo que la propia casa nos ofrece y ensalzar su identidad, porque eso es lo que hace único a un hogar. Los ventanales enormes y las vigas de roble dan el toque campestre definitivo a esta estancia.

Ropa de cama, manta y mesita taburete. Fuente: El Mueble.

5. REVESTIMIENTOS DE MADERA Y PANELES EN 3D

El poder de seducción de la madera no tiene límites. Aunque no es una tendencia nueva, sí que está teniendo cada vez más aceptación entre los amantes de la decoración y los (hasta ahora) más puristas y defensores del “total white”. Es más, existen los paneles en 3D que prometen convertirse en la tendencia de moda de 2025. Son de fácil instalación  y tienen gran variedad de diseños que no solo imitan madera, sino mármoles  o placas de aluminio. Además de decorar, actúan como perfecto aislante frente al ruido y los cambios de temperatura.

Comedor revestido en madera. Fuente: El Mueble.

6. EL ENCANTO DE LA PALILLERÍA

Lo reconocemos: hemos caído rendidos al encanto de la palillería. Además de añadir textura, profundidad y calidez a los espacios, tiene un valor funcional, ya que pueden ocultar y camuflar armarios o zonas que no quieres que estén a la vista.  Vemos su potencial en este salón, ideado por las interioristas de Dorotea Estudio. Aquí diseñaron unos paneles de listones de madera que se deslizan suavemente para cubrir el televisor cuando no está en uso. Una solución que suma estilo, calidez y orden visual. ¿No es genial?

Fuente: El Mueble.

7. ZÓCALOS CON MOLDURAS

Si quieres mantener espacios blancos y luminosos, pero ves que les falta chispa, la solución es añadir elementos que aporten cierto volumen o textura. Los zócalos, arrimaderos o frisos son la solución perfecta, que no solo crean muchísima belleza a los espacios sino que son muy efectivos para proteger las paredes frente a golpes o suciedad. El zócalo con molduras que recorre este pasillo le da un aspecto neoclásico y lo transforma por completo. Es un proyecto del Estudio Mazza.

Pasillo con friso blanco con molduras. Fuente: El Mueble.

8. EL PODER TRANSFORMADOR DE LAS MOLDURAS

Cuando a una sencilla pared blanca se le añaden molduras, la esencia cambia completamente. Aportan volumen y dinamismo y tienen una sencilla instalación, ya que hoy en día existen diseños en PVC o madera que simplemente pueden pegarse con un adhesivo especial. ¿Lo mejor? Es que se pueden hacer extensibles a los demás elementos del espacio. Fíjate en este salón, porque está lleno de molduras: en la boisserie, en la chimenea, en el techo de las cornisas escalonadas… Todas ellas fueron hechas “ex profeso” por artesanos, según cuenta la interiorista y autora de este proyecto, Miriam Barrio. La estancia respira un actualizado clasicismo y está llena luminosidad.

Fuente: El Mueble.

9. “MÁS ES MÁS” CON PAPEL PINTADO

La estética New cottage, también conocida como country chic, es una decoración que combina el estilo inglés y los toques rústicos, transportándonos a los cottages ingleses donde todo es maximalista, pero calentito y acogedor. De esta tendencia se nutre también el estilo aesthetic, ya que lleva la personalidad por bandera y no tiene miedo a las mezclas, a los grandes estampados ni al color. Aquí, el papel pintado es el protagonista y las tendencias dictan que subirán más allá de las paredes para conquistar también el techo con su encanto campestre. Como ves, empapelar el techo a juego de las paredes no tiene por qué resultar agobiante si se rebaja con otros elementos más neutros, como las carpinterías o la ropa de cama.

Dormitorio con papel pintado en paredes y techos. Fuente: El Mueble.

Fuente: El Mueble.

SEGUINOS EN NUESTRAS REDES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *